Ese reflejo llamado sociedad: Black Mirror.

669a1d14-338a-4589-8917-9542fa79064c

Producida por Zeppotron para la televisora Endemol, “Black Mirror”, creación de Charlie Brooker, se estrenó en Channel 4 de Inglaterra en el 2011, contando solamente con tres episodios para su primera temporada. En 2012 ganó el Emmy Internacional a Mejor Película para Televisión/Miniserie y al año siguiente regresó para una segunda temporada nuevamente con tres capítulos. Para 2014 estrenó un especial navideño.

La serie, posteriormente, fue adquirida por Netflix que ha producido una nueva temporada, ahora de seis capítulos, y contando con talentos como el del director Dan Trachtenberg (Avenida Cloverfield 10) y la actriz Bryce Dallas Howard (Mundo Jurásico).

Entre los actores que han participado, destacan Jon Hamm (Mad Men), Domhnall Gleeson (Star Wars: El Despertar de la Fuerza), Hayley Atwell (Agent Carter), Rory Kinnear (Skyfall) y Toby Kebell (El Planeta de los Simios: Confrontación), entre otros.

La idea en sí es preparar una antología como lo fue en su momento “La Dimensión Desconocida”, con historias individuales que, aunque no se conectan directamente con personajes o historias, tienen la misma temática: la tecnología, y el hombre como su enemigo.

Si la tecnología es una droga -y se siente como una droga- entonces ¿cuáles, precisamente, son los efectos secundarios?” cuestiona Brooker a The Guardian. “Esta área -entre deleite e incomodidad- es donde Black Mirror, mi nueva serie de drama, se establece. El “espejo negro” (Black Mirror) del título es el que encontrarás en cada muro, en cada escritorio, en la palma de cada mano: la fría, brillante pantalla de una TV, un monitor, un smartphone”.

El punto es demostrar los peligros que conllevan los avances tecnológicos y el maltrato que puede recibir su uso, teniendo catastróficas consecuencias para sus usuarios. Se abordan temas como el terrorismo en tiempos de redes sociales, la manipulación en el mundo del espectáculo, hasta el poder de los personajes digitales y el duelo ante la pérdida de un ser querido. Situaciones reales con retorcidos giros en un mundo de ciencia ficción.

Black Mirror” es una analogía de una sociedad que se consume a sí misma ante un mundo de posibilidades infinitas en cuestiones tecnológicas. No es necesario recurrir a los autos voladores o a los viajes espaciales, pues toma en cuenta un punto constantemente ignorado: el futuro no viene, pues ya está aquí. Y es ese el momento en el que esta deja de ser una serie futurista. El mundo (o mundos, mejor dicho) en el que se sitúa es el nuestro, dentro de cinco minutos.

De Charlie Brooker, “Black Mirror” regresa a tu espejo negro favorito el próximo viernes 21 de octubre.

Redacción: Brandon Camacho.

Anuncios

Un escritor con la cabeza en el cielo: Denis Villenueve

denis-villeneuve-sicario

Nació en Canadá el 03 de octubre de 1967, estudió cine en la Universidad de Quebec en Montreal (UQÀM) e inició trabajando en un programa de televisión para la cadena CBC/Radio-Canada. “Un 32 Août Sur Terre” (Un 32 de Agosto en la Tierra) fue su primer largometraje en 1998, llamando la atención en Cannes. Intentó entrar en la categoría de “mejor película de habla no inglesa” en los Premios de la Academia, pero no lo logró.

Maelström (Torbellino)” fue su segundo filme, galardonado en los festivales de Berlín, Sundance, Toronto y los premios Genie. En 2009 estrena “Polytechnique (Politécnico)”, donde se trata el tema de la masacre en la Escuela Politécnica de Montreal ocurrida el 06 de diciembre de 1989; sin embargo, su carrera se consolidaría al año siguiente con “Incendies” (La Mujer que Cantaba), película sobre dos hermanos que buscan cumplir la última voluntad de su fallecida madre y con la cual lograría una nominación al Oscar por mejor película extranjera.

En 2013 Villeneuve sorprendería con dos obras en un mismo año: “Prisoners (Intriga) y “Enemy” (El Hombre Duplicado). La primera, una cinta original de suspenso sobre el secuestro de dos niñas protagonizada por Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal y con una nominación al Óscar por mejor fotografía para Roger Deakins; la segunda, una adaptación del libro homónimo de José Saramago, igualmente con Gyllenhaal, cuenta la historia de un profesor de universidad que descubre que hay un actor idéntico a él.

Con una exitosa transición a un cine más “comercial” (dígase, Hollywood), en 2015 estrena “Sicario” con Emily Blunt, tratando de forma diferente los problemas de tráfico de drogas que hay en México-Estados Unidos. Roger Deakins volvió a ser nominado al Óscar por fotografía (perdiendo nuevamente contra Emmanuel Lubezki), aunque las categorías de edición de sonido y banda sonora también recibieron nominaciones.

Este año presenta su más reciente obra “Arrival (La Llegada)”, con Amy Adams, su primera película de ciencia ficción, sobre una experta en lingüística requerida para descifrar si las misteriosas naves alienígenas que han llegado vienen en paz o no.

¿Qué nos ofrece para el futuro? Por lo visto, es un director ocupado pues lleva 4 películas en lo que va de la década, con una quinta por estrenarse y una sexta aún en producción: la secuela de “Blade Runner”, icónico filme de Ridley Scott basado en la obra de Philip K. Dick “¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?”, se estrena el próximo año.

Con una productiva y aclamada carrera, Denis Villeneuve promete convertirse en uno de los mejores cineastas de su generación y, esperemos, en uno de los más reconocidos. Ver su trabajo es un acto que vale completamente la pena.

Redacción: Brandon Camacho.

Fotografía: Luis Ricardo Montemayor Cisneros – © 2015 Lionsgate.

¿De qué hablamos cuando hablamos de cine de terror?

14330093_1165244600205948_18996494982297887_n

No hace mucho me encontraba vagando por el vasto mundo de las redes sociales, cuando una publicación referente a “La Bruja”, Ópera Prima de Robert Eggers, llamó mi atención. La mayoría de los comentarios acusaban al filme de estar “hecho con las patas”, de ser una película horrible y aburrida por “no tener efectos especiales ni sustos”, entre otras quejas.

Cuando hablamos del cine de terror contemporáneo, digamos, los últimos diez años, mencionamos filmes como “Actividad Paranormal”, “La Noche Del Demonio”, “Siniestro”, “El Conjuro”, etcétera. Obras que gustaron y disgustaron a las audiencias, pero algo que no se puede negar es cierta fórmula a la que se recurre constantemente en el género.

Lo cierto es que, cuando algo vende, se busca replicarlo. No hay éxito que no peque de haber sido copiado posteriormente. Entonces, por deducción, podemos descubrir lo que disfruta la audiencia.

Analizando las tramas de distintas cintas, encontramos un patrón: hay morbo, sangre, el repentino susto (“jump scare” o “screamer”), siempre acompañado por una música que va en crescendo o un momento de silencio; muchas muertes y temáticas que giran en torno a espíritus, posesiones y fuerzas provenientes del infierno (de ahí los usuales representantes eclesiásticos y cruces invertidas) o el típico integrante del grupo que en realidad estaba detrás de todo, ¿pero qué hay del trasfondo? ¿Los personajes, la inteligencia y/o profundidad en el guión?

Aunque tal vez algunas de ellas puedan irse a enfoques psicológicos, cintas de terror como “The Babadook”, “La Bruja” y “Está Detrás De Ti” buscan asustar al público con un enfoque diferente, buscan un terror que te hace pensar y te envuelve de forma distinta: metáforas y conceptos simples, pero representados tal vez de forma más simbólica; un susto que no se olvida a los dos segundos, sino que crece en la psique del espectador incluso hasta después de terminar la película. Te presentan personajes que se salen de los estereotipos y el guión se aleja del cliché para resultar impredecible.

Algo interesante de este “terror diferente” es que no suele ser muy del agrado de la audiencia, basta con meterse a Internet y ver las opiniones de los usuarios. No es malo que no guste una película, pero es curioso que mientras las críticas aplauden los trabajos, el público lo masacre. Evidentemente estos filmes aún venden y gustan pues se siguen produciendo, pero suelen ser trabajos más independientes y escasos.

Se puede notar que a la audiencia masiva se le tiene que vender un patrón consistente en una fórmula que puede bien resultar en aplausos o abucheos pues hay que recordar que, clichés o no, el cine siempre nos puede tomar por sorpresa. La podremos amar o la podremos odiar, pero la variedad no dejará de estar ahí.

Tú, como individuo, ¿qué es lo que buscas en una cinta de terror?

Redacción: Brandon Camacho.

Imagen: Fotograma de “La Bruja” (2015), de Robert Eggers. Cinematografía por Jarin Blaschke.

Stan Lee va a la gran pantalla

14364749_1159279837469091_7169034985541177702_n

Stanley Martin Lieber, mejor conocido como Stan Lee, cocreador junto con Jack Kirby y Steve Ditko de una gran parte de los personajes más icónicos de Marvel, está por regresar a la pantalla grande y no sólo como cameo: Twentieth Century Fox (estudio creador de la franquicia cinematográfica de X-Men) se ha hecho de los derechos para producir una cinta sobre el escritor. ¿Lo curioso? Que no será una biografía.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, el filme tendría lugar en la década de 1970, presentando a Lee como un héroe con identidad secreta y viviendo aventuras similares a las del “James Bond de Roger Moore”. La película se describe con un tono similar al de “Kingsman: El Servicio Secreto” de Matthew Vaughn.

Marty Bowen y Wyck Godfrey, conocidos por la producción de cintas como “Crepúsculo”, “Maze Runner” y la próxima “Power Rangers”, se encargarán de la realización del filme, mientras que el mismo Lee y Gil Champion fungirán como productores ejecutivos.

La historia de Stan Lee es bien conocida. Inició trabajando para su tío en las oficinas de Timely Comics (ahora Marvel) en 1939, recibiendo su primera oportunidad como escritor en “Captain America Comics #3” con un corto relato en prosa. Aspirando a escribir lo que él llamaba “la gran novela americana”, decidió guardar su nombre real y utilizar el pseudónimo con el que actualmente todos le reconocen.

Posteriormente, en 1961 inicia junto con Jack Kirby la “Era Marvel”, al crear a Los Cuatro Fantásticos, seguidos por personajes como Hulk, Spider-Man, Doctor Strange, Thor, entre muchos otros. También se encargaron de regresar a Capitán América al mundo de las historietas luego de que éste quedara en el olvido durante la década de los cincuentas.

Aún no hay escritor ni director confirmados para el proyecto y aunque seguramente tardará un poco en llegar, no dudamos que los fans ya están postulando a sus actores favoritos para el papel. Lo cierto es que, si bien aún tendremos que esperar para ver un filme biográfico, la propuesta de un Stan Lee superheroico suena interesante. ¡Excélsior!

Redacción: Brandon Camacho.

Fuente: The Hollywood Reporter.

Fotografía extraída de IMDB, tomada por Rich Polk, 2016, cortesía de Getty Images.

La Moda de la Década: Cine de Superhéroes

14224932_1152333824830359_4998029496749980927_n

Desde sus primeros años de existencia, los superhumanos han sido adaptados a la gran pantalla. Con el pasar del tiempo hemos visto distintas cintas, algunas con más gloria e impacto que otras. Sin embargo, el género explotó y se consolidó en 2012, con “The Avengers: Los Vengadores”. Es desde este punto, que la detonación inicia.

Nos encontramos frente a lo que podríamos llamar “la era dorada de la taquilla en Hollywood”. Ya no es raro ver que un filme pasé el billón de dólares en taquilla y varias veces es una adaptación de cómic la que lo hace. Lo que antes era considerado objeto de burla y cosa de nerds, ahora es popular: el mundo ama a los superhéroes.

Dicho esto, el galardonado cineasta mexicano, Alejandro G. Iñárritu, ha catalogado al género como “genocidio cultural”, declaró: “Si observas la mentalidad de estos filmes, en realidad tratan sobre personas que son ricas, que tienen poder, que harán el bien, que matarán al malo. Filosóficamente, simplemente no me gustan”.

Si bien es cierto que estas películas no siempre persiguen un propósito más allá que el de divertir y son pocas las que realmente buscan ahondar en una temática más “profunda” y/o “filosófica”, hay que recordar que una de las primeras y más importantes funciones del séptimo arte desde sus inicios ha sido la entretener. ¿Genocidio cultural? Guste o no, pero los superhéroes están tan incrustados en el colectivo de la sociedad que, sin duda alguna, serán un referente que marque un parteaguas en la cultura de este siglo y el pasado. Simplemente son parte de.

Pero ¿Hasta cuándo seguirá esto? En 1970, la moda se centraba en el western; en los ‘80’s, el cine de terror; la acción tuvo su relevancia en los ‘90’s y así se ha convertido en un ciclo, lo cual no es novedad. Como bien dijo Steven Spielberg:

Llegará el día en que estas historias mitológicas sean suplantadas por otro género que posiblemente algún un joven cineasta apenas está pensando, descubriéndolo para todos nosotros”.

Y hay que reconocerlo, es la verdad. Este año hemos visto seis adaptaciones con una más por estrenarse y el próximo año recibiremos ocho más. Cine de superhéroes hay de sobra, al menos hasta el 2020. ¿Morirá? Nunca, pero su auge bajará y lo tomará otro tipo de cine que saturará las salas. Por lo pronto, podemos disfrutar no sólo de estas películas, sino también de todos los demás géneros. Recordemos que hay muy buenas historias que no siempre llegan a nuestros ojos por falta de demanda, cosa que sólo nosotros, como audiencia, podemos corregir.

Redacción: Brandon Camacho.

Ilustración por David M. Buisán para la revista española Cinemanía #191, agosto 2011.

De Secuelas y Remakes: La Creatividad en Hollywood

cine_11

El cine: séptimo arte que, por poco más de un siglo, ha brindado relatos que nos han cautivado de distintas formas. Algunas de estas producciones han sido ideas provenientes completamente de la imaginación de sus creadores, otras de historias ya existentes, sea en teatro, literatura o incluso la vida real.

Mucho se ha comentado actualmente sobre la abrumadora cantidad de adaptaciones llevadas a la pantalla grande, además de los llamados remakes y reboots, siendo estos los causantes de una falta de creatividad en las ideas del cine de Hollywood. En efecto, este es un tema preocupante: en 2014, solo una historia original logró situarse entre las diez películas más taquilleras de dicho año y esta fue nada más y nada menos que “Interestelar”. Lo mismo ocurrió en 2015, con el largometraje animado “Intensamente”. El resto fueron ideas no originales y secuelas.

Lo cierto es que adaptaciones siempre han abundado. Muchas de las consideradas obras maestras del cine, de hecho lo son, un ejemplo muy fuerte sería “Lo que el Viento se Llevó”. Sin embargo, las ideas originales siempre han estado presentes en filmes como “Ciudadano Kane”.

Este año se estrenó otra adaptación de “Ben-Hur” y “Cazafantasmas” tuvo un remake, Pixar sólo ha hecho dos historias originales en los últimos seis años, siendo el 2016 el que ha contado con más películas basadas en cómics de superhéroes, seis. Y faltan muchos otros ejemplos, pero, ¿realmente hay una carencia de nuevas ideas?

No. “Ex-Máquina” es una historia original, aunque a México sólo llegó en formatos caseros. “La Bruja” también lo es y sí llegó a las salas de nuestro país, sin embargo no tuvo la audiencia que se esperaba y que, de hecho, merecía. En 2013, “Ella” pasó sin pena ni gloria, con una exhibición limitada. En 2014, “Birdman”, “Whiplash”, “Boyhood” y “El Gran Hotel Budapest” conquistaron la temporada de premios. Pero lo interesante es el dinero que recaudaron y la distribución que tuvieron. No fueron cintas taquilleras, aunque tampoco fracasos, pero muchos ignoran su existencia.

Podríamos decir que vivimos en una época conducida por la nostalgia. Se preparan secuelas de “Jumanji”, “Indiana Jones”, “Gremlins”, “Blade Runner” e incluso “Toy Story”. Se formulan remakes de “Los Siete Magníficos”, “Juegos de Guerra”, “La Historia sin Fin” y el tan esperado “Eso”. En los próximos cuatro años se estrenarán más de diez películas con trama basada en comics de superhéroes.

Ideas originales hay, pero no se consumen. Muchas de ellas no llegarán a nuestros ojos y las que lo hagan, será por un tiempo muy limitado. Las casas productoras ya no están apostando mucho por ellas, a menos que sean propuestas de directores que ya tienen un nombre en la industria o se corra con suerte.

“La La Land”, “Passengers” y “Coco” son algunas nuevas historias a estrenar entre este y el próximo año, pero… ¿cuándo será que nosotros, como audiencia, tengamos nuevamente acceso a un catálogo más amplio en cuestiones de originalidad y no tan atascado por la adaptación?

Redacción: Brandon Camacho

Christopher Nolan

Captura de pantalla 2016-05-26 a las 22.35.47.png

En cada película que vemos, observamos la visión que el director tuvo de la historia, y uno de los mejores representantes en este aspecto es Christopher Nolan.

Debutó con su primera película Following (1998) que nos relata la historia de un escritor el cual tiene un bloqueo para escribir, así que decide inspirarse tratando de seguir personas, lo cual descubrirá las amenazas de esta decisión.

Lo que resalta las películas de Nolan es la manera con la que juega con la mente del espectador, puesto que no te da toda la información enseguida, o veces ni siquiera te la da, un ejemplo es el final de Inception (2010) donde aún permanece la duda de si era sueño o realidad, y es de esta manera que Nolan juega con nuestra inteligencia y al mismo tiempo la respeta, ya que nos guía por un camino, con la intención de que nosotros descifremos lo demás.

Uno de los mejores trabajos de Nolan fue definitivamente la trilogía de Batman, puesto que en la visión que él nos relata del superhéroe, no solo toca la parte de la violencia y los actos heroicos si no que nos presenta a unos personajes lo cuales se encuentra psicológicamente muy bien desarrollados donde podemos notar la parte humana que existe dentro de ellos y asi somos capaces de identificar ciertos aspectos de nuestras vidas con la de ellos, y esa debe ser la misión de cada director, ya sea que los presente en cualquier escenario, debemos ser capaces de ver reflejado algo nuestro dentro de los personajes, puesto que pueden distorsionar la realidad, pero no a nosotros como personas.

Redacción:

Paola Torres

Una visión

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 22.51.46.png

Una de las primeras preguntas que se debe hacer para crear una historia es: ¨¿Qué quiero contar?¨, es aquí donde se busca un mensaje que quiera darse al público, y después esta la segunda pregunta: “¿Cómo lo voy a contar?” Esto es algo muy importante, ya que por ejemplo en el caso del cine marca el estilo del director, no es lo mismo hablar de las películas de Tim Burton a las películas de Woody Allen.

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 22.51.55.png

Un ejemplo es por ejemplo cuando un director quiere expresar “La amistad puede vencer los prejuicios”, partiendo de esto cada director sabrá como representara este mensaje, en este caso sería el mensaje de “Toy Story” y “The Breakfast Club” si analizamos ambas películas, nos relatan como al comienzo de la película los personajes no se llevan bien y debido a cierta situación, que se les presenta, tienen que interactuar entre ellos, de esta manera provocando que al final desarrollen una amistad, lo que cambia es la manera en la que el mensaje fue presentado, en la primera opción la vemos a través de juguetes donde uno se siente celoso del otro y debido al secuestro de este último, deben apoyarse para poder regresar a su hogar; en la segunda opción vemos la historia de cinco jóvenes que se encuentran en detención, cada uno con una personalidad diferente a la de los demás, y con el hecho de que se encuentran encerrados hará que interactúen entre sí, y de esta manera desarrollan una amistad.

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 22.52.02.png

El saber el cómo vas a contar las cosas es tan importante como lo que contarás, ya que afecta mucho a como lo interpreta el espectador, puesto que aunque es el mismo mensaje, ambos mensajes no los captamos de la misma manera, si no que las dos películas causan diferentes efectos en nosotros.

Redacción:

Paola Torres

Lynne Ramsey

Captura de pantalla 2016-05-06 a las 0.24.37.png

El ámbito del cine se encuentra constituido por muchos elementos, los cuales se acomodan armónicamente y de esta manera podemos llegar a formar una película; dentro de estos elementos encontramos la parte poética, la cual la utilizan algunos directores, en este caso se hace una mención honorífica a la directora Lynne Ramsey, en sus películas este elemento es muy notorio, pero, ¿exactamente qué es la poética dentro de una película? sucede cuando al momento de proyectar la escena visualmente se disfruta lo que se está viendo, en el caso de Ramsey involucra 2 acciones para causar esto el en espectador; en primer lugar tenemos sus close-ups, los cuales se centran en las acciones que está llevando a cabo el personaje, lo que provoca más intensidad y satisfacción a la vista al momento de verlo; y en segundo tenemos la manera en que hace sus tomas, ya que no solo se basan en los acercamientos, si no en lo que no revela en la imagen, no siempre podemos ver la expresiones parcial o totalmente de los personajes, de esta manera resultan ser más misterioso, provocando entre el espectador una sensación más intensa por descubrir quiénes son.

La películas de Ramsey se encuentran llenas de detalles, de esta manera le dan las pistas al espectador poco a poco para que el vaya descifrando la historia e ir descubriendo cada uno de los personajes que se van desarrollado enfrente de nuestros ojos.

Redacción:

Paola Torres

Georges Méliès

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 23.39.11.png

Dentro de la historia del cine nos encontramos con grandes directores de cine, los cuales nos muestran su visión de la historia que se está representando en pantalla, pero  hay algunos que sobresalen del resto, y en este caso es Georges Méliès  un hombre que al ser invitado por los hermanos lumiere a la proyección del cinematógrafo quedó tan cautivado por el todavía no reconocido séptimo arte que en ese momento sabía que dicho aparato debía caer en sus manos; al recibir respuesta negativa de los hermanos lumiere, Melies tuvo que adquirir este invento de otra manera (Robert Paul) y es ahí cuando Melies comienza la travesía en la realización cinematográfica.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 23.39.23.png

El estudio de Méliès era un lugar donde él consideraba que los sueños se hacian realidad, y en verdad la estructura parecía salido de una historia de fantasía, ya que debido a la necesidad de iluminación que necesitaba para sus películas, la estructura de su estudio era como un castillo de cristal.

Captura de pantalla 2016-04-28 a las 23.39.29.png

Méliès realizó una inmensa cantidad de peliculas, todas abarcaban temas fantasiosos, pero la película por la cual se le tiene más recuerdo es Viaje a la Luna (1902) que como lo dice el titulo habla sobre una expedición a la luna por seis personas, al momento de llegar los viajeros se encuentran con varios obstáculos; definitivamente es una película que debería verse, hoy en día existen varias versiones de la película, ya que en honor al director se le han aplicado varios elementos, ya sea el color o la mezcla musical de la que va acompañado.

Méliès ha sido de los grandes directores de la historia y analizar su vida es algo que en realidad vale la pena, de hecho uno de los grandes directores de hoy en dia, Martin Scorsese le ha rendido un tributo en su película La Invención de Hugo, una película que nos introduce a los inicios de vida de este séptimo arte.

Redacción:

Paola Torres