Humanos XXI: el Siglo globalizado

 Vivimos en un mundo globalizado. Contactar a personas que se encuentren del otro lado del planeta en cuestión de segundos es una realidad. Las noticias llegan en el momento en que ocurren. La educación y el comercio también han cambiado… todo esto, claro, no significa que vivamos en un mundo feliz, no hay que olvidar la constante presencia del poder y el anhelo a este. Vivimos en un mundo donde todos somos iguales, sólo que algunos son más iguales que otros.

 Índices de pobreza, analfabetismo y desempleo hay a lo largo del planeta, aunque las estadísticas cambian. Estas se generan a base de muchas circunstancias, y evidentemente hay factores objetivos políticos y monetarios que explican situaciones tales como las crisis económicas. ¿Qué es lo que ocurre, que no se logra una mejora completa del mundo?

Actualmente la sociedad es diferente, pero no carece de problemáticas. La famosa deuda externa de México recientemente aumentó quince mil millones de dólares, por ejemplo. Un mundo unificado, que al mismo tiempo se divide por las barreras socioeconómicas de una globalización basada en el dinero, el poder y los intereses.

Incluso las problemáticas se presentan en la digitalización de la vida. Distintas redes sociales han servido como vehículos para acoso virtual, ridiculización del otro, compra-venta de mercancía ilegal, asaltos, incluso la muerte. Personas han muerto por atrapar animales virtuales que en la realidad ni siquiera existen. ¿Cómo es que todos están conectados al colectivo digital, pero el mundo real sigue tan descuidado?

 Se ha buscado implementar la digitalización de la sociedad en los sistemas escolares, cosa que ha funcionado, pero que no logra ser eficaz del todo. Los problemas socioeconómicos y políticos no dejan de abundar. Este año la polémica se levanta ante las presentes elecciones de Estados Unidos (para cuando se publique este texto ya se sabrán los resultados). En Colombia, acuerdos de la paz son rechazados. En Medio Oriente, la guerra. Ni siquiera es necesario irse tan lejos. De payasos a secuestros, no hace falta mencionar la corrupción para saber que México está horriblemente mal.

Vivimos en una sociedad globalizada. ¿Dónde está el apoyo? Hemos visto la desgracia de la guerra en el pasado, y se sigue cortejando. Muros han sido derribados luego de ver el mal que causaron, y se siguen construyendo. En un intento por globalizarnos, nos hemos aislado. Se aprenden nuevos códigos, se olvidan otros. Las barreras desaparecen, pero se alzan otras. Hemos mudado de pieles a códigos. ¿Y nuestro mundo? Mientras su órbita siga en curso, lo seguiremos ignorando. Después de todo, somos humanos.

Redacción: Brandon Camacho.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s