Ese reflejo llamado sociedad: Black Mirror.

669a1d14-338a-4589-8917-9542fa79064c

Producida por Zeppotron para la televisora Endemol, “Black Mirror”, creación de Charlie Brooker, se estrenó en Channel 4 de Inglaterra en el 2011, contando solamente con tres episodios para su primera temporada. En 2012 ganó el Emmy Internacional a Mejor Película para Televisión/Miniserie y al año siguiente regresó para una segunda temporada nuevamente con tres capítulos. Para 2014 estrenó un especial navideño.

La serie, posteriormente, fue adquirida por Netflix que ha producido una nueva temporada, ahora de seis capítulos, y contando con talentos como el del director Dan Trachtenberg (Avenida Cloverfield 10) y la actriz Bryce Dallas Howard (Mundo Jurásico).

Entre los actores que han participado, destacan Jon Hamm (Mad Men), Domhnall Gleeson (Star Wars: El Despertar de la Fuerza), Hayley Atwell (Agent Carter), Rory Kinnear (Skyfall) y Toby Kebell (El Planeta de los Simios: Confrontación), entre otros.

La idea en sí es preparar una antología como lo fue en su momento “La Dimensión Desconocida”, con historias individuales que, aunque no se conectan directamente con personajes o historias, tienen la misma temática: la tecnología, y el hombre como su enemigo.

Si la tecnología es una droga -y se siente como una droga- entonces ¿cuáles, precisamente, son los efectos secundarios?” cuestiona Brooker a The Guardian. “Esta área -entre deleite e incomodidad- es donde Black Mirror, mi nueva serie de drama, se establece. El “espejo negro” (Black Mirror) del título es el que encontrarás en cada muro, en cada escritorio, en la palma de cada mano: la fría, brillante pantalla de una TV, un monitor, un smartphone”.

El punto es demostrar los peligros que conllevan los avances tecnológicos y el maltrato que puede recibir su uso, teniendo catastróficas consecuencias para sus usuarios. Se abordan temas como el terrorismo en tiempos de redes sociales, la manipulación en el mundo del espectáculo, hasta el poder de los personajes digitales y el duelo ante la pérdida de un ser querido. Situaciones reales con retorcidos giros en un mundo de ciencia ficción.

Black Mirror” es una analogía de una sociedad que se consume a sí misma ante un mundo de posibilidades infinitas en cuestiones tecnológicas. No es necesario recurrir a los autos voladores o a los viajes espaciales, pues toma en cuenta un punto constantemente ignorado: el futuro no viene, pues ya está aquí. Y es ese el momento en el que esta deja de ser una serie futurista. El mundo (o mundos, mejor dicho) en el que se sitúa es el nuestro, dentro de cinco minutos.

De Charlie Brooker, “Black Mirror” regresa a tu espejo negro favorito el próximo viernes 21 de octubre.

Redacción: Brandon Camacho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s