Lo que el viento se llevó…

10435830_1029172993813110_1211217644262471986_n

La Ciudad de México y la Zona Metropolitana despertaron con el crujir de los árboles, el sonido de la fría lluvia chocando contra los cristales y el silbido del viento cruzando con fuerza el centro del país de norte a sur, de este a oeste, todo esto ocurrido el pasado miércoles nueve de Marzo.

El clima ha sido noticia principal los últimos días debido a su variación y sobre todo ferocidad. Las nubes cubrieron el cielo de la Ciudad de México avecinando lluvias y fuertes ráfagas de viento de hasta 70 kilómetros por hora que se desataron debido a la llegada del frente frío número 45, mismas que provocaron numerosos desastres como la caída de más de 300 árboles, postes de luz, la bandera monumental ubicada entre Periférico y Avenida San Jerónimo y, desafortunadamente, la muerte de una persona luego de que su auto fuera aplastado por un espectacular que no resistió la oleada de viento en el municipio de Metepec, Toluca.

Las autoridades de Protección Civil anunciaron contingencia grado cinco recomendando a la población evitar salir de sus casas a menos que fuese absolutamente necesario, mientras tanto el Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, tomó las precauciones necesarias para proteger a los mexiquenses después de la tragedia y anunció la suspensión de clases y labores administrativas en todas sus escuelas para el día jueves 10 de Marzo dado el riesgo que se presenta; esta decisión  generó gran controversia entre el alumnado, mismo que tomó distintas posiciones: aquellos que tomaron esta como una oportunidad de tomarse un necesario día de asueto y con gusto faltaron a clases y aquellos que defendían su derecho a estudiar clamando que han habido días con temperaturas aún más bajas en los que las labores continuaron.

Al igual que las escuelas públicas, algunas escuelas privadas acataron la orden y suspendieron labores con el propósito de resguardar la seguridad de sus alumnos y maestros, incluso nuestro campus, que parecía no iba a ceder ante el irrefrenable clima, tomó la decisión a última hora de la noche, lo cual no pudo ser más acertado tras haber reventado una de las puertas de cristal del aula E 019, donde se encuentra el restaurante de los alumnos de Gastronomía de GLION, esto debido a los fuertes vientos que azotaron al campus por la noche. No obstante, la Universidad Tecnológica de México (UNITEC) informó vía Facebook que sus labores en todos los planteles continuarían de forma regular, haciendo caso omiso a la orden de gobernación.

7378_1029172903813119_6875019698533536118_n

Sea cual sea el punto de vista personal sobre la situación, es innegable que el cambio climático representa un riesgo importante para la seguridad de la población, por lo que se debe ser cuidadoso y tomar precauciones con el propósito de evitar accidentes.

Redacción por: Olii De Regules.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s