Plana 22

12800260_464853533722698_2312712495057566904_n.jpg

“¡Hasta cuándo dejará usted de traicionar a este país!”, gritó el presidente Díaz Ordaz a Julio Scherer en una charla cuyo motivo fue discutir la manera en que Excélsior abordaba el conflicto de los estudiantes de 19681. No mucho tiempo después, lo conocido como “el golpe a Excélsior” marcaría la línea editorial de muchas otras publicaciones nacientes a raíz de los hechos de 1976: el semanario Proceso, el diario Unomásuno y, más tarde, La Jornada2.

Hablar de política significa mantener al tanto a los lectores sobre los efectos nacionales e internacionales que tienen las acciones de aquellos que están en el poder. Dicho por Scherer, el núcleo del periodismo son los personajes, son ellos los actores del hecho noticioso, ahí radica su importancia.

¿No son los medios todo un personaje? No por nada, todas las mañanas, la calle de Bucareli se llena de voceadores que esperan ansiosos los primeros paquetes del sábana con más trayectoria en México y América Latina, no por nada llegan los políticos que buscan la candidatura en el 2018 al brindis de fin de año en Bucareli 8, y no por nada son llamados el quinto poder. Esto no se trata de manejar información, sino de manejar personajes.

Pero tratar con las personas que están en el poder siempre tiene sus límites: la vida privada, las versiones oficiales, el derecho de réplica y, ahora, hasta lo que filtran o no las redes sociales de Internet. ¿Se puede hablar de política desde cualquier medio?, ¿Cómo abordan los medios emergentes el tema de política desde las nuevas plataformas? Los estudiantes de esta Universidad han tenido a bien empezar con abrir el espacio. Un paradigma se rompe iniciando otro, cuando el problema es que una puerta está cerrada, la solución comienza al intentar abrirla.

¿Hasta cuándo dejarán los periodistas de traicionar a este país? ¿Hasta que la asistente personal del diputado X deje de llamar a la redacción para preguntar por la fecha de cumpleaños del reportero Y, o hasta que desaparezca el cuadro de muchachos afuera de la Septién esperando su examen? Tal vez, hasta que todos, uno por cada uno de los mexicanos pierda el sentido crítico, o hasta que cada muchacho que estudia periodismo se resigne a transcribir audios y no perder la bonita capacidad de buscar sinónimos.

Hablar de política no significa buscar conflicto, sino entender los problemas y traducirlos al público. Si los jóvenes hablan de política, no están buscando ser amenazados, sino entender su mundo, este mundo en el que quien tiene el poder hace uso de él con o sin medida. Tal vez, los periodistas dejen de traicionar a este país cuando no exista un muchacho que busque entender el mundo en que vivimos.

1 Reporte especial Diálogos en el tiempo, de la amistad entre Julio Scherer y Vicente Leñero. Semanario Proceso, México, 3 de enero de 2016. No. 2044.

2 Memoria Política de México: Julio Scherer es destituido del diario Excélsior, Doralicia Carmona. memoriapoliticademexico.org.

Redacción:

Alejandra Canchola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s