Guía para sanar un corazón roto

corazon_roto

Además del estrés cotidiano de la escuela y el trabajo, a veces también tenemos que lidiar con otros problemas que nos pueden hacer tambalear como el corazón roto. Las desilusiones amorosas son parte de la vida y, de una forma u otra, tenemos que aprender a manejar estas situaciones para evitar que nos derrumben y nos impidan seguir adelante. Pese a que suena demasiado difícil y podemos llegar a sentir que no hay salida, existen maneras de hacer el duelo un poco más llevadero e ir aceptando la pérdida poco a poco. A continuación te presentamos seis tips que pueden ayudarte a ir superando esto poco a poco en caso de que te encuentres en esta situación:

  1. Deja los recuerdos atrás:

Parece difícil y es entendible, pero cuando uno tiene una pérdida de este tipo, lo mejor es deshacerse de todo aquello que nos mantiene unidos o atados a esa persona. No mires fotografías con ella o él, ni dejes a la vista objetos que te hagan recordarle. Elimina sus mensajes de tu celular, su número telefónico y sigue adelante, toma la decisión de “cerrar la puerta” y continuar, no se trata de que le olvides, simplemente aceptar que ya no es esa persona de quien un día te enamoraste.

  1. Deja llorar a tu corazón:

Si bien es cierto que no puedes tirarte a la depresión y regalarle tu vida a esa persona, necesitas sacar, de algún modo, todo ese dolor que sientes. Es normal que te sientas débil y solo o sola, y es por esa razón por la cual necesitas expresar todo eso que sientes: rabia, enojo, dolor, tristeza, etcétera. Se le llama catarsis y en griego significa “purificación”, así que permítete un par de días para llorar ese dolor, sacar la pena que sientes dentro y poder seguir adelante con un poco menos de peso encima. Es necesario y ayudará a sanar tu corazón más pronto.

  1. Consume alimentos dulces (sobre todo chocolate):

Parece cliché esa escena que todos hemos visto en películas: una chica sentada frente al televisor, llorando a mares y comiéndose un bote de helado de chocolate; pues bien, no es un mito que esta dulce sustancia ayuda a los ánimos y puede hacerte sentir mejor en esos momentos de angustia y tristeza. El chocolate, al consumirlo, libera en tu cuerpo un conjunto de sustancias que se asocian con el placer, claro que no se trata de atascarte de todo lo que hay en tu cocina y descuidar tu salud, pero en estos momentos de dolor tienes que aprender que está permitido darte el gusto de saborear unas golosinas y, por qué no, cualquier alimento que mejore tu estado de ánimo. Ayúdate a ayudarte.

  1. Mantén tu mente ocupada:

Distráete, sal con amigos, haz ejercicio, vuelve a esos pasatiempos que quizá dejaste a un lado por compartir tu tiempo con esa persona. Ve esta situación como una oportunidad para pasar tiempo contigo, para cultivarte y descubrir nuevas cosas que te interesan, la vida sigue y, después de hacer tu catarsis, necesitas retomar tus actividades y quizá descubrir otras nuevas. El punto es tratar de no sumergir tu mente en esa persona que ya no está contigo, esto sólo te hará más daño y no te permitirá continuar con tu vida.

  1. Date la oportunidad de conocer personas nuevas:

No se trata de buscar una relación de inmediato que supla la que ya tenías, ese dicho de “un clavito saca al otro” no aplica puesto que necesitas cierto tiempo de “desintoxicación” para que tu corazón sane poco a poco y puedas intentarlo nuevamente; sin embargo, es importante que entiendas que esa persona no es el mundo entero y que existen muchas otras que valen la pena también, que puedes tener relaciones interpersonales con más gente y no necesariamente necesitas de aquella persona para sentirte bien. Llénate de amigos y amigas y aprende a pasar tu tiempo con ellos, verás que pronto saldrá de tu mente esa idea errónea de que el dolor seguirá por siempre ahí.

  1. Ten paciencia y aceptación:

Lidiar con el dolor de un corazón roto no es cosa sencilla, pero también es necesario que entiendas que nada dura por siempre, el tiempo logra curar todo y necesitas ser paciente y aguantar, el dolor se irá eventualmente y tus heridas irán cicatrizando poco a poco; no obstante, para ello es muy necesario que aceptes que esa persona ya no está en tu vida, que ya no volverá a ti y que tienes que continuar y salir adelante por mucho que duela. “No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo aguante”, así que ten tranquilidad, ármate de valor, coraje y paciencia y sal al mundo a vivir, pues para eso es que estamos aquí. Dale tiempo al tiempo y poco a poco te sentirás mejor.

Una pérdida nunca es fácil de superar, el dolor y el sufrimiento no se van de un día para el otro y es algo que tenemos que entender; sin embargo, si te ayudas y te “echas porras”, en algún momento vas a sanar y te darás cuenta de que nada es imposible, que nadie es indispensable y que, antes de amar a cualquier otro, tienes que aprender a amarte a ti mismo.

Redacción: Olii De Regules

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s