¿Nuevo en el Gym? ¡9 Tips para hacerlo más sencillo!

gim2

Como todos sabemos, dentro de las instalaciones de nuestra bella Universidad, podemos encontrar un gimnasio cuyo servicio es gratuito para todo el personal docente, administrativo y estudiantil de la institución: el Gimnasio Siglo XXI.

Existen diversas razones por las cuales asistir a un gimnasio, ya sea para tonificar los músculos, para perder peso, para moldear tu cuerpo o simplemente para desestresarte un poco. Por cualquiera de estos motivos, si tú eres de esas personas que está pensando en iniciar con una vida saludable que incluya el ejercicio diario dentro de ella, tenemos para ti estos consejos que pueden ayudarte a iniciar con una nueva rutina que, con esfuerzo y dedicación, puede volverse un buen modo de vida.

  1. Antes de iniciar debes hacer un Warm Up o calentamiento:

Debes estar consciente de que tus músculos van a sufrir una serie de estiramientos a los que no están acostumbrados, por ende es altamente recomendable que antes de iniciar con cualquier rutina de ejercicios, ya sea cardiovascular o anaeróbico, realices un calentamiento, el cual consiste en estirar suavemente todos los músculos del cuerpo, desde los brazos hasta las piernas, para evitar cualquier lesión, accidente o ¡que al día siguiente tengas un dolor intenso que no te permita levantarte de la cama!.

  1. Busca aliados para “ir a sufrir”:

Si bien el ejercicio es un modo de vida para muchas personas, ¡existen muchas otras que lo ven como un martirio! Sin embargo, mentalizarse antes de asistir a tu rutina diaria funciona como un excelente motivador, además de que las penas en conjunto son más soportables, así que busca a alguien que esté persiguiendo el mismo fin que tú y alíate con él/ella para asistir juntos y apoyarse mutuamente, de esta manera las rutinas se vuelven mucho menos pesadas e incluso puede ser divertido pasar ese tiempo con una persona que te agrade, ¡inténtalo!.

  1. Todo con moderación:

La rutina que sigas va a depender directamente de lo que quieras hacer con tu cuerpo, sin embargo debes estar consciente de que todo en exceso es dañino. Debes moderarte pues el hecho de pasar cinco o seis horas metido en el gimnasio sólo hará que te agote y sea algo tedioso para ti, además de que puede volverse peligroso para tu salud e incluso adictivo lo cual, como sabemos, puede degenerar en trastornos como la vigorexia*. Ve al gimnasio para sentirte mejor contigo mismo/misma, para darle salud a tu cuerpo y liberarte del estrés, pero si empiezas a sentir que las cosas se te salen de control, lo mejor es que bajes el ritmo para evitar cualquier daño a tu salud o, en dado caso, buscar ayuda.

  1. Evita el consumo de alcohol, cigarro, drogas y alimentos chatarra:

Claro que unas papitas de vez en cuando no son pecado o unas galletas de chocolate no van a matarte, todo se trata de moderarse; sin embargo, en temas como el consumo de alcohol, cigarro o drogas de cualquier tipo, es altamente recomendable dejarlo de lado si se piensa continuar con una rutina de ejercicios a largo plazo; esto debido a que dichas sustancias son completamente dañinas para el cuerpo e irán en contra del propósito principal de hacer ejercicio que es llevar una vida saludable. Está bien una copita o dos al salir con los amigos para relajarse de vez en cuando, pero el cigarro es enemigo de los pulmones y estos serán tus principales instrumentos al ir al gimnasio y de las drogas… Creo que el punto queda explicado.

  1. Hidrátate adecuadamente:

Es bien sabido que al hacer ejercicio, nuestro cuerpo elimina todas esas toxinas que ingresamos en el con el consumo de comida chatarra, café, alcohol, etcétera, esto se da por medio de la sudoración y con esto igualmente se pierde agua y minerales esenciales para el buen funcionamiento de nuestro sistema. Para evitar desmayos por deshidratación, mareos, náuseas e incluso dolores musculares del siguiente día, es necesario ingresar líquidos en nuestro cuerpo cada cierto tiempo, es recomendable cada 10 o 15 minutos, pero esto variará dependiendo de la intensidad de tu rutina y del agua que pierdas. La sed será tu alarma principal, ¡hazle caso!.

  1. Lleva siempre contigo lo necesario para tu rutina y después:

Piensa en lo que necesitas para tu jornada en el gimnasio, para antes, durante y después de tu rutina. No olvides por ejemplo tu candado para el locker en el que guardarás tus cosas, llevar ropa cómoda y adecuada para ejercitarte, una toalla pequeña para limpiar tu sudor de cuando en cuando, una botella de agua o bebida hidratante y, si vas a bañarte después de tu rutina, recuerda llevar tu toalla, una muda de ropa, shampoo y jabón para la ducha, sandalias y un cepillo… ¡Ah! ¡Y tu iPod o reproductor de música para inspirarte durante el ejercicio!. 

  1. Aliméntate correctamente:

Antes y después de acudir al gimnasio, es necesario que tu cuerpo tenga energías para realizar el esfuerzo y, para ello, el alimento es la clave. Alrededor de media hora

antes de iniciar tu rutina, es recomendable que ingieras algo ligero pero que te de un boost de energía para empezar como: un yogurt bajo en grasas, una barra de cereales, fruta o un puñado de frutos secos. Por otro lado, al concluir con tu entrenamiento, seguramente estarás muy agotado/agotada y, pese a la constante hidratación que debiste haber tenido, seguramente te sentirás muy hambriento/hambrienta, por lo cual se recomienda que hagas una comida un poco más fuerte que te ayude a reponer toda la energía que gastaste, esta debe incluir todos los grupos alimenticios pero, sobre todo, priorizando las proteínas que son aquellas que construyen los músculos.

8.  Asesórate bien:

No intentes cargar todo el peso del mundo en tu primer día o tratar de imitar lo que otros hacen. Necesitas una rutina personalizada, enfocada a aquello que buscas conseguir; para esto es imprescindible que hables con un instructor que pueda orientarte y darte una serie de ejercicios que vayas haciendo poco a poco, dándole seguimiento a tu progreso para evitar cualquier lesión y lograr tu propósito en un tiempo adecuado.

   9. Recuerda que “Roma no se construyó en un día”:

Sea cual sea la intención por la que has decidido iniciar un estilo de vida con una rutina de gimnasio en él, debes entender que todo es cuestión de constancia, esa es la clave. No verás resultados de inmediato, ¡eso tenlo por seguro!. No creas que después de las primeras sesiones de gimnasio estarás marcado o más delgada o con un cuerpo tonificado, no funciona de esa manera. El ejercicio es cuestión de esfuerzo y perseverancia y sin duda, si logras mantener un cierto ritmo sin detenerte o hartarte, tarde que temprano verás los resultados y ¡la satisfacción será enorme!. Eso sí, los resultados inmediatos que tendrás en tus primeros días será un desestrés impresionante y una carga de dolor abominable ¡ouch!. Pero no te preocupes, esto será temporal, con el tiempo tu cuerpo se acostumbrará a tu nuevo modo de vida.

Así que ¡ya lo sabes! Si estás en el camino a una vida saludable, sigue estos tips que harán que tu sesión en el gym sea menos tortuosa y poco a poco llegues a disfrutarla. Recuerda que el ejercicio sirve para darle salud al cuerpo y hacerte sentir mejor, encuentra aquel que sea el mejor para ti y ¡adelante con ello!.

*Vigorexia: Trastorno dismórfico corporal en el que el enfermo (por lo regular de sexo masculino) no es capaz de ver su cuerpo tal como es, se percibe flaco y débil y esto lo lleva a obsesionarse con el ejercicio compulsivo. Es una enfermedad grave y debe ser atendida lo más pronto posible al ser detectada por profesionales.

Redacción por: Olii De Regules

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s