El valor de la vida

flor-en-el-desierto
Josef Conrad, un literato británico, escribió en su libro El agente Secreto, que “embellecer la vida es quitarle su carácter complejo, es destruirla”. Parece que pensar de esta forma en nuestro siglo XXI es nadar contra la corriente, contra la mentalidad hedonista y aquellas formas de pensar en donde se ve la vida como un elemento que tiene que ser perfecto. Por el simple hecho de que sólo se vive una vez. Tal vez, muchas personas puedan pensar que para ser perfecta la mayoría de nuestros logros, sueños y proyectos deban ser conseguidos fácilmente o sin problemas. O por lo menos, mínimos. El hecho es que existe un slogan que dice “Pare de sufrir”.

Pues bien, en mi experiencia personal, creo que la búsqueda de la vida perfecta es muy frecuente. Tal vez el ideal de vida es no tener problemas, que nuestros objetivos y metas se puedan conseguir de la manera más eficaz posible y sin tanto rodeo, sin tanto problema. Pero, ¿qué sería de una vida sin problemas o dificultades? Las dificultades que vivimos son una forma de sentirse vivos, de usar nuestra inteligencia para superar ese problema. Dice un refrán que “todo tiene solución, menos la muerte”, y qué mejor tiempo para demostrar lo que la persona vale y es capaz de hacer, que resolver los acertijos que van surgiendo de acuerdo a nuestros proyectos y metas, mientras vivimos.

Es así que mientras muchas personas buscan una vida sin problemas, otras buscan más proyectos que traerán consigo dificultades y acertijos que resolver. Muchas veces pueden ser realmente abrumadores, pero al final, el resultado será más satisfactorio y reconfortante pues se ha podido vencer al enemigo de nuestra madurez, el conformismo. Ciertamente, creo que puedo calificar las dificultades y problemas en diversos grados como leves, moderados y pesados. Cada uno de los lectores sabe cuál es el que tiene entre manos, y no faltará más de alguno que exagere. También puede ser válido, pero lo que no puede ser así es que la persona se quede en ese estado siempre y no madure. Por lo tanto, considero que sin importar el grado de nuestros problemas o dificultades, el hombre en cuanto ser, es capaz de crecer humanamente, resolver sus interrogantes para salir exitoso y lo que es más importante, hace que la vida tenga sentido y no sea monótona y prefabricada.

Redacción:
José de Jesús Salas C. L.E.I.
Profesor de Asignatura de Idiomas

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s