El ritmo electrónico que encendió Pasagüero

BeFunky Collage

Disco Ruido, Quiero Club, Mexican Dubwiser y Los Alan Anaya se presentaron este jueves 30 de abril.

En este momento, mientras entro en el tercer estado de insomnio, el más divertido de todos, mis pies y mis muslos continúan moviéndose en contra de mi consentimiento, actitudes involuntarias, casi somnolientas, que agradezco a lo grande. Desde beats parcialmente influenciados por aquella escena noventera de hip hop, que te trasladaban a conciertos que tenían cede tras algún metro en Brooklyn, todo a cargo del joven barbudo de “Los Alan Anaya”, pasando por estos intros patentando por Satanás en su totalidad de la señorita Marcela Viejo, la siempre garantizada fiesta de Jerónimo (Disco Ruido) y la divertida esencia Regiomontana del señor Marcelo Tijerina; compusieron esta imparable y divertida fiesta de mas de 6 horas, que penetró dentro de mi cerebro para asentarse un largo tiempo.

Antes que nada, quiero comentar que mi conocimiento sobre estos DJ’s se podría considerar casi nulo, por lo tanto esta crítica será sumamente subjetiva y sincera, todo basado en el desempeño de la escena underground mexicana que se presentó esta noche del 30 de Abril de 2015, en el recinto “Pasagüero”.

Dadas las 9:00 pm, con una banda casi nula, “Los Alan Anaya” subió al escenario, pero ni el poco público, ni el decaimiento de la gente hicieron agüitar los ánimos y la energía de este DJ, que en mi opinión, formará una parte importante dentro de la escena de la música electrónica. La progresión de tempos, ritmos y géneros musicales fueron bien efectuadas, realmente no es algo sencillo de lograr, por supuesto que uno puede trasladar su música hacia una progresión mas elevada o viceversa, pero solo un buen músico puede ejecutar la acción de una manera satisfactoria para que el público fluya naturalmente, casi por sí sola. Ritmos que te llevan a la escena de Hip Hop en Nueva York de los noventa, hasta ritmos nuevos y desenfrenados; encamina a Hal de “Odisea en el Espacio” hacia estados alterados de expansión de mente y cuerpo, ocasionados por substancias ajenas a este, y conseguirás algún sonido similar sin necesidad de entrañarte en conflictos existencialistas, sólo bailar hasta que tus pies sangren. Alan Anaya, muy recomendado y efectuando un excelente trabajo como warm up.

Seguido de ello, nos encontramos con Marcela Viejo, quien forma parte del conjunto “Quiero Club”. Con una banda más prendida y en mayor cantidad, Marcela sube al escenario alrededor de las 11:00 pm, trasladándonos al noveno círculo del infierno con su contemplativo y absorbente intro. Sin embargo, a medida que su concierto fue progresando, la joven DJ comenzó a decaer, nunca es lo mismo apreciar un concierto en vivo a un concierto pregrabado casi en su totalidad. Ya que eso no compone globalmente a un artista, un lenguaje corporal bastante peculiar, las composiciones melódicas, las bizarras letras y el increíble trabajo del animador que logró crear la atmósfera indicada, sobrepasando nuestras expectativas y llevándonos a una experiencia 3D con los clásicos lentes rojo-azul que todos amamos, fueron factores esenciales para tener cabida dentro del consentimiento de público. Marcela Viejo, sin duda alguna fue el parte aguas para introducir a la banda dentro de lo que terminaría convirtiéndose en un manicomio.

El concepto “Mexican Dubwiser” es uno de los más interesantes que han surgido en los últimos años. Imagínate aquella escena producida a consecuencia de alguna fiesta totalmente local y conservadora de Monterrey que abarque desde cumbias hasta tribal y a todo esto, súmale progresiones y composiciones musicales bien logradas y tendrás al señor Marcelo Tijerina y a su increíble y divertida fiesta.

Sin duda alguna, el señor Marcelo, es plenamente recomendable y primordial para una noche de fiesta liderada por un incontrolable frenesí. Con una banda agotada, pero obligada inconscientemente a bailar y auto destruirse sin obstáculo alguno, el DJ subió al escenario del recinto, tras 4 horas de concierto. Su gran performance y su divertida música, fueron elementales para acabar con la suela de nuestros zapatos, ya que ésta encaminó a la banda a una noche de satisfacción lograda casi en su plenitud, sólo faltaba aquel factor esencial para lograr una noche memorable, una noche digna, una noche victoriosa, la cerecita del pastel, la cual correría a cargo de nuestro último participante de la noche.

Finalmente, en el cierre del concierto, Jerónimo (Integrante de Disco Ruido), con su música y su gran presentación logró efectuar de una manera trascendental, la inevitable explosión de nuestros fluidos corporales y que estábamos esperando desde hace más de 6 horas.

-Beat Invaders-, título meticulosamente acertado para el evento de aquella noche.

Redacción:
Manuel Alacid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s