Sociedad Enferma: TCA’s

 

Untitled

¿Quién no se ha puesto a dieta? Siendo francos, los integrantes de una sociedad eternamente supeditada a los medios e influenciada por los estereotipos y cánones de belleza impuestos por los mismos, estamos bajo una presión constante por encajar y esto nos suele impulsar a cometer algunas locuras; un ejemplo claro de esto son las dietas de adelgazamiento que, si bien no es malo modificar nuestros hábitos alimenticios en aras de mejorar nuestra salud, existen regímenes que más allá de propiciar un beneficio, llegan a causar estragos en nuestros organismos e inclusive pueden ser una de las causas de otro tipo de enfermedades silenciosas pero mortales.

Un Trastorno de la Conducta Alimenticia o TCA es una enfermedad mental caracterizada por alteraciones graves relacionadas con el peso, la imagen corporal y los hábitos alimenticios en una persona. Pese a que estos son padecimientos multicausales, es decir, que son producto de no uno sino varios factores que influyen, la sociedad en la que vivimos hoy en día aunada al culto que se le rinde a la dieta son dos piezas clave en la construcción de un TCA.

Lamentablemente vivimos en un mundo en el que es normal para las mujeres el sentir cierto disgusto con su cuerpo y con ello el latente deseo por perfeccionarlo. Los anuncios mediáticos nos bombardean a diario con imágenes de cuerpos que desencajan completamente con el promedio de la sociedad con el único objetivo de introducir en ella productos que se venden como la fórmula para lograr encajar pero que podrían representar un peligro para la salud. Esta es una época en la que es común escuchar la frase “estoy a dieta”, lo cual en uno de cada cien casos, principalmente en mujeres, toma un rumbo distinto en el cual la obsesión por una perfección idealizada conduce a la persona hacia un abismo cuyo fin es la inexorable muerte.

Estadísticamente, 9 de cada 10 mujeres de entre 13 y 25 años han intentado una dieta alguna vez en su vida y 1 de cada 100 personas en México padece un Trastorno de la Conducta Alimenticia. Existen varios tipos de TCA’s, no obstante se pueden destacar los tres más conocidos que son: la Anorexia Nervosa*, la Bulimia y el Trastorno de Comedor Compulsivo o Trastorno por Atracón. Estas son enfermedades realmente graves que requieren de la intervención simultánea de especialistas en distintas áreas como son la nutricional así como la médico-psiquiátrica y, por supuesto, la psicológica.

La Anorexia Nervosa se caracteriza por una obsesión desmedida por la delgadez con lo cual sobreviene un terror intenso a subir de peso y por ende a la comida. Las personas que padecen Anorexia suelen tener una imagen distorsionada de su cuerpo y su figura así como de la realidad misma negándose incluso a mantener un peso mínimamente saludable y sintiéndose inconformes incluso a pesar de estar en desnutrición. Suelen evitar tipos de comida que les produzcan fobia debido al temor que se tiene a engordar, desarrollan rituales alrededor de los hábitos de alimentación y su dieta suele ser realmente restrictiva llevándoles a un estado de inanición.

Por otro lado está la Bulimia que se caracteriza por la existencia de un patrón alimenticio caótico alternando entre episodios de ingesta excesiva de alimento en un muy corto periodo de tiempo (los llamados atracones) con posteriores sentimientos de culpabilidad por la “falta de fuerza de voluntad” culminando en un método de purga que tiene la intención de evitar la ganancia de peso, este puede ser el vómito auto inducido, la ingesta de laxantes y/o diuréticos, ejercicio compulsivo, etc.

Así mismo existe el Trastorno de Comedor Compulsivo o Trastorno por Atracón que se caracteriza justo por episodios de ingesta excesiva de alimentos, principalmente dulces o grasosos (hipercalóricos), que generan en el enfermo un primer sentimiento de confort acompañado de la sensación de pérdida del control y un posterior sentimiento de culpa que a la vez puede detonar un siguiente atracón. Esta enfermedad suele ser una de las principales causas de obesidad y viceversa.

Estos padecimientos son sumamente graves y jamás se les debe considerar como meros defectos de carácter o simples malos hábitos, un TCA provoca en la persona la pérdida de voluntad sobre sus actos y esta no lleva a cabo sus conductas enfermizas y autodestructivas a propósito. Me es necesario comprender que se habla de padecimientos serios que deben ser tratados por profesionales en el tema. Pese a la poca cantidad de opciones, sí existen en México algunas fundaciones y organizaciones sin fines de lucro que se dedican a la investigación y tratamiento de estos trastornos, una de ellas es “Zirel: ABC de los TCA” que es especialista en esta área de la salud y ofrece ayuda a aquellas personas que la necesiten.

Para una mayor información, ponte en contacto marcando al 52-76-95-91, por vía digital enviando un correo electrónico a: info@anorexiabulimia.com.mx o en las redes sociales: https://www.facebook.com/pages/ABC-DE-LOS-TCA/ y www.zirel.com.mx.

Redacción:
Olli De Regules

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s